miércoles, 6 de diciembre de 2017

Cucú

Estoy muy «ida» del mundo virtual... Y es que ando plenamente entregada a reconectar con la gente de carne y hueso, esa que se puede tocar y hasta espachurrar a abrazotes.

Muchos abrazos y mucha gente real hubo en el Sewing Camp 2, que se celebró en octubre... Fue una pasada de chulo y, aunque no me pilló en mi mejor momento, me alegré muchísimo de ir. Lo dije cuando nos presentamos en la primera cena y lo vuelvo a decir: para mí fue un fin de semana tremendamente terapéutico a muchos niveles. Gracias, chicas. Sois enormes.

Y bueno, cosí poco, pero cosí. Os parecerá una tontería de costura y lo mismo estáis ya hartos y hartas de ver delantales de costuras de estos, pero para mí ha sido un auténtico triunfo costuril que costó varios descosidos (autoimpuestos, que sé que alguna lo está pensando) y también alguna que otra lágrima.



Mucho blablá y poca foto, diréis. Tenéis razón. Así me ha salido... No pensaba escribir tanto. XD



Gracias a Modistilla de Pacotilla por el fantástico patrón, a #latiendadelgato por la cremallera, la cinta, la hebilla (que no se ve) y los topes pro (que tampoco se ven), a Hilos y más por la etiqueta molona, a Snapclic por los snaps, a uVe Original por las fotos... ¡Mujeres maravillosas y valientes todas!



Otra cosa que me hace mucha ilusión es participar por primera vez en el MiMi del club de las malascostureras. ¡Yupi! Echo de menos el buen rollo bloguero. Invertir tiempo adicional cada día delante de la pantalla no lo echo de menos. No se puede tener todo, dicen.

Tímidamente, van volviendo las ganas de coser, y las de publicar, pero estoy en fase Yatengobastantesobligaciones y LaculpabilidadalWC, así que lo mismo publico otra vez mañana que dentro de un año, a saber. ¡Nos vemos por las redes!

viernes, 15 de septiembre de 2017

#enagostoretaleo

En agosto o en septiembre y derrapando... ¡Lo increíble es que tenga dos participaciones en el sarao de Mi guerrero y mi princesa! :D

La entrada de hoy será rapidita. Había que reponer un estuche perdido y, bueno, sacar partido a telas monas.


Corté un vinilo de purpurina la mar de chulo para poner el nombre y «Star Wars» por detrás. Todo preparado, planchado intensivo, cero adhesión. Probé con un recorte en otro tipo de tejido y se pegó estupendamente, así que mi tela tejana favorita es escupevinilos. Como decía aquel, nadie es perfecto.


Por dentro lo he forrado de verde, gastando retales, y me habría gustado que las cremalleras fueran del mismo color, pero la mercería tenía unos verdes muy sosos... ¡Menos mal que el rojo nunca falla!


Estoy contenta con el estuche a pesar de la cremallera guarretosa, y mi hijo mayor también, que no es poco. *bailecillo de alegría*

Ya enseñé por Instagram que incluso en una costura tan sencilla como esta tengo traspiés a puñados en estos momentos. Creo que he descosido unas cuatro o cinco veces. Haciendo un estuche. Los abrigos los dejaré para otro año, jajaja.

lunes, 28 de agosto de 2017

Regalos de corazón

Hace bastante tiempo que tengo el blog en pausa... Cosas que pasan.

Caer, despertar y aprender a vivir de otra manera. A vivir más y mejor, respirando, disfrutando lo bonito, tratando de dejar atrás lo que me hace sentir mal. Es un proceso largo que consume bastante energía y todavía me queda mucho camino por andar, pero tener los ojos abiertos me permite ver las cosas de otra forma, tanto lo bueno como lo malo.

Y el blog pues irá volviendo poquito a poquito. No hay más. Prioridades.

Estoy cosiendo poco, sobre todo apaños y chuminadas de esas que no necesitan ningún esfuerzo del corazón para salir bien. También he cosido varias cosas que requerían más entrega emocional y la verdad es que me han dado guerra. Inspirada no estoy, pero cabezona soy un rato.

En fin, «vuelvo» al blog con algo que me ha salido del corazón: mi primera costura para mi primer sobrino. El sobrino más guapo del mundo, claro está.


Esta preciosa tela de elefantes la compré hace mucho tiempo para mi pequeño adorador de elefantes, que evolucionó y cambió de gustos. ¡Qué rápido crecen! Así que me ha hecho mucha ilusión poder hacer algo especial con ella (en casa tenemos un portabocatas y un monedero).


Fundita para guardar la cartilla, la tarjeta de la seguridad social y lo que caiga. ¿Verdad que van bien estas carpetillas? Tengo pendiente hacer otras dos para los míos, que la nuestra no es nada cómoda... Ojalá me quedara suficiente tela vaquera de esta, porque me encanta (la he usado en mil cosas, del derecho y del revés como aquí, aunque el trozo más grande se lo llevo esta falda). Peeero el retal que me queda es mínimo, para monedero como mucho, y tiene tara.

Este vinilo no se me despega ni de broma
Con cintas y snaps T3 para que no se caiga lo importante, ya que no logré dar con el tamaño justo para los bolsillos.



Y blanducho, porque utilicé una entretela semirígida para darle cuerpo, pero al hacer la bola para darle la vuelta por el agujero, la maldita entretela perdió toda la rigidez. Tengo que investigar este tema.

Pues ya está por hoy. Ahora comparto en IG para el #enagostoretaleo de Mi guerrero y mi princesa, y voy a ver si me acuerdo de cómo se enlaza a Made4Boys y Menuda inspiración.

jueves, 30 de marzo de 2017

CONJUNTAZO deportivo para comer barro

Tengo la sensación de que hoy me voy a enrollar... Quiero contaros una historia.

Érase una vez una chalada nada deportista que pensó que sería divertido apuntarse a una carrera de retozar por el barro. Lanzó la idea a cierto grupo de locas y una chalada con alma de deportista se apuntó del tirón. En dos segundos ya era la capitana motivadora que toda no-deportista necesita. Érase otro montón de locas que se liaron la manta a la cabeza y se apuntaron a retozar en el barro. ¡Equipo #locasylosabes en marcha!

Han pasado meses. La capitana está de un deportista que se sale (y más de una me está sorprendiendo también). Tiene un aguante y una moral que-te-ca-gas y no es otra que Laura de Con mis manitas. Guapa, ¡quién tuviera tu energía y tu voluntad de hierro! Y tu sonrisa. Y tu buen rollo. Y tu cuerpazo sensual.

Total, que en previsión de semejante evento veía que tendría que hacerme con algún atuendo deportivo distinto a mi pantalón de yoga sueltecito (no me quiero ni imaginar eso lleno de barro... acaba en los tobillos fi-jo). Y Anna de Cal Joan ha organizado un fantástico Cose Conmigo de la camiseta Kiwi Seeds de la Ottobre 1/2017. Y en el blog de fans de Ottobre tenemos el sarao del Conjuntazo... Veis a dónde voy, ¿no?

Pues vengo acompañada de la crème de la crème, dos GUERRERAS. Así con mayúsculas. Ahora que caigo, el grupo del barro está lleno de auténticas guerreras. Qué poco pego ahí, leche. :D

¡Aquí tenéis sus conjuntazos deportivos!


Tras la introducción más larga de la historia, aquí está mi conjuntazo.

Ay, madre, con leggings por primera vez y en público...
Camiseta Kiwi Seeds de la Ottobre 1/2017 en talla 170 y leggings Stream de la Ottobre 2/2017 en talla 38.

La camiseta es una pasada de chula. ¡Estoy encantada con ella! Lo siento, pero esta no se llena de barro, no que no (que además tenemos camiseta de equipo, jijiji). He bajado el escote delantero un par de centímetros, he ampliado el bajo un dedo por cada lado y le he dado un pelín más de largo.


Hecha con una viscosa de rayas que me gustó tanto que compré dos retales. Dos. Y este verano haría dos años en el cajón. Dos. Me vino la inspiración de fruncir los laterales y, aunque me han quedado guarretosos costurilmente hablando, ¡me encantan!

El trapillo es un resto de una manualidad del cole... Un resto menos en casa, ¡yupi!

Pensé en hacerle una aplicación, pensé en tunearla con pintura, tengo muchos lotos esquemáticos descargados... pero se quedan para otra camiseta. También pensé en kraft-tex y snaps, pero al final he usado camiseta y vinilo como siempre. Un detallito en la nuca y a correr, que yo soy de básicos y hay que amortizar el corte de pelo (¿y lo bien que voy a lucir mi Charleston ahora?).


Estas rayas casadas valen millones. Apufff, tela de viscosa de rayas, mala mala mala mala mala mala mala idea, que lo sepáis. Un infierno para cortarla.


Las sisas y el escote los he rematado con vistas como en la Charleston, aunque el escote primero lo hice como puño y se me desboca un poco al inclinarme hacia delante como veis. Para el bajo, puntada de nido de abeja y papel de seda para evitar ondulaciones. Funciona de maravilla. Lástima que voy a estar quitando trocitos de papel hasta el día del juicio.


Venga, los leggings. La tela me trae unos recuerdos estupendos. La compré en los Encantes en un maravilloso día que pasé con las chicas de Patron-pedia. ¡Cuánta costurera con talento conocí ese día!María la Inglesita me dijo que mira qué chula para un bañador, yo visualicé un bañador Star Wars para mi hijo y quise pillar solo medio metro, pero el mínimo era un metro y al final le he robado la tela vilmente. ¡Malamadre! No es la tela más elástica... Para yoga seguiré usando mi chándal sueltecito, pero estos se quedan de uniforme de trabajo esta primavera. Les voy a dar un trote tremendo.

Alguien preguntó en el grupo de fans de Facebook cómo son de altos. Son altos, pero a mí me van genial para «recoger». Por delante los he bajado un par de centímetros (lo confieso, los he estirado hacia arriba para hacer la foto, jaja). Si fueran más bajos por detrás, al agacharme se me vería la hucha seguro. Muy cómodos con un elástico ancho. Me encanta como queda el corte de la cinturilla/canesú.


Y nada, como parece que de espaldas poso con más soltura, os enseño el culo antes de despedirme.


Ah, el largo lo he cortado donde está el aplomo de las cremalleras del bajo. Soy un taponcín, jaja. Tengo que empezar a hacerle más caso a la cinta métrica y meter tijera a saco en el largo...

Y con esto me voy a ver los conjuntos de mis compis y a pasearme por medio mundo, que hoy tengo CON-JUN-TA-ZO, RUMS, y camiseta Kiwi Seeds.


jueves, 9 de marzo de 2017

¡Que llega el buen tiempo!

Vaaale, quizás no sea para ya, ya, pero fijaos qué camiseta tan chula me he hecho con los soletes del blog de fans de Ottobre y algún solete más... ¡Teníamos ganas de darle alegría primaveral al recopilatorio de la 2/2017!


Patrón Charleston de la Ottobre 2/2017 en talla 36. Modificaciones he hecho unas cuantas...

- he estrechado los tirantes 1 cm (y tendría que haberlos estrechado más)
- he cerrado el escote porque a mí los de pico no me van y con esos tirantes tan anchos no veía escotazo redondo
- he alargado las sisas por arriba 1,5 cm (mis brazos no entraban en la talla 36 XD)
- he añadido ancho hacia el bajo (y veo que no me hace falta empezar a añadir tan arriba)
- he cortado el largo para que sea camiseta

Y yo que no sé ni suelo modificar patrones, pues me tiré un buen ratazo pinta, pega, vuelve a pintar, corta...


Estoy encantada con ella. Es mi tela de viscosa menos favorita, y es fucsia, pero igualmente sé que me voy a poner mucho esta camiseta. Y qué alegría sacar del armario telas olvidadas y descubrir patrones que abren la puerta a sacar otras cuantas de esas viscosas olvidadas (odio coser viscosa y no me entusiasma vestir de viscosa).


El punto fuerte de este patrón es la espalda y con tanto blablablá no os la había enseñado.


Ay esas arrugas de solera, lo que tiene guardar una tela durante tantos años y no planchar bien... En fin, estoy muy contenta de cómo me han quedado las sisas.


Y shhhhh, ¿me guardáis el secreto? Al cortar la trasera se me fue la pinza y la hice un buen trozo más corta. ¡Nada que un ratín más y un pespunte no puedan solucionar!


¿Qué? ¿Hay ganas de primavera? Yo a este patrón le veo mucho potencial de convertirse en conjuntazo. Si no sabes de qué hablo, asómate por aquí.

https://fansdeottobre.blogspot.com.es/p/en-marzo-estreno-conjuntazo.html

¡No os perdáis las de mis otras compis guapas! Son preciosas, y las que están por venir...


¡Y a RUMS y al recopilatorio del blog de fans de Ottobre que me voy así de fresquita!

lunes, 6 de marzo de 2017

Sacs pieds secs... o alfombrillas para la piscina

¡Esta idea de Du fil et mon me encantó! Ella ha hecho un buen montón aquí y aquí. Y pido perdón por las fotos.

En fin, aquí está mi último #TuRolloMeSuena para el cumpleaños de Ralet-Ralet y Linet Lílula. ¡Gracias por esta fiestorra de enlaces, chicas!

A Du fil et mon, j'adore ce que tu fais. Tu tiens un style unique et une créativité infinie. Je t'admire beaucoup ! Désolée pour mon terrible français !!


Nada más ver su publicación en IG, me lancé a hacer una alfombrilla. También tenía ganas de probar eso de planchar bolsas que explica 3 macarrons, pero fue un fiasco absoluto. Con la segunda mitad de la bolsa tal cual y tela de toalla, hice la primera alfombrilla.

Y como estoy en fase #reducirstock, usé un bies que tengo desde tiempos inmemoriales y que no uso porque es muy ancho y muy apagado. Eso sí, encontré solución al tema del color...

Rotulador textil de Ikea
El segundo fiasco fue poner las tiras por las que pasa el cordón demasiado largas. Eso, añadido al bies ancho, daba como resultado esto:


Solución: coser las cintas por dentro al extremo del bies.



La suelo lavar a mano porque me da miedo que se rompa la bolsa. Por lo demás, aguanta muy bien. Lo que no me gusta es que cruje al manipularla... no me gustan los ruidos. Algo había que hacer.

Para la siguiente versión usé cintas más cortas y resistentes, y un bies más estrecho.


Y usé tela normal plastificada con una técnica que me había comentado uVe: impermeabilizar tela normal con silicona. Miré algún que otro vídeo de YouTube y llegué a la conclusión de que quería probar con silicona de la de sellar juntas en lugar de la líquida de manualidades que usó ella.


Recomiendo muy mucho proteger la superficie de trabajo con una bolsa de plástico, inmovilizar la tela con cinta de carrocero y mantenerlo todo muy limpio. Si hay hilos sueltos (o pelusas de toalla como en mi caso), la tarea se eterniza porque las pelusas dejan marcas en la capa de silicona.

También recomiendo muy mucho no tocar el móvil ni la cámara de fotos mientras trasteamos con la silicona. Por suerte para mí, la acetona funciona bastante bien para limpiar los restos de silicona. :D


Queda impermeable, efectivamente, y los colores quedan hasta más vivos y bonitos, pero con esta silicona más pastosa, el tacto no es tan agradable como el de la muestra que toqué de uVe. La parte positiva es que esta tiene fungicida, que me pareció un detalle fantástico para las alfombrillas.

La tercera versión lleva trozos de lazo de esos que vienen en los hombros las prendas que compras. Ya he comentado alguna vez que hasta eso guardo.



Y en vez de plastificar la tela por fuera, lo hice por dentro.


Es la versión que más me gusta. Queda impermeable, la tela no brilla, el tacto por el derecho es normal y no hay ruidos.


Como cordón, he usado cola de ratón en todos porque desliza de maravilla y facilita mucho el plegado de la bolsa cuando están las cosas mojadas dentro (para los peques).



Pues con esto me voy al recopilatorio del #TuRolloMeSuena, menuda inspiración y made4boys.

Ah, se me olvidaba darle las gracias a kuka&bubu por la tela de dinos. Saqué todas las telas planas que tengo para darle a elegir a mi hijo pequeño y no hubo forma de convencerlo de que pillara otra. Quería esos dinos tan chulos. Así que mucha gracia no me hizo usarla para esto, pero tampoco me dejó mucha alternativa...

jueves, 2 de marzo de 2017

Tu rollo me suena...

Ya sé que no soy la única que la quiere imitar... y que ella es inimitable... pero aquí está...


No quería perderme el fiestón de cumpleaños que han montado Lílula y Ralet-ralet, aunque tenga que ser con un poco de trampa por falta de tiempo para coser. La camiseta roja básica ya estaba en mi cajón...


Seguro que no soy la única que se enamoró de esta camiseta de Naii. Pues yo la he hecho en versión manga larga y me he saltado la técnica «chenille» porque esta tela es de esas que no se enrollan y hacer cortes para nada es tontería. Sí me pasó que hice el bicho demasiado pequeño, así que me puse a pensar y con ayuda de uVe, pintura textil y vinilo, «rellené» un poco tanto espacio vacío alrededor.


¡Ya caerá algo con cortecitos incluidos! Me enamoré perdidamente de la manzana y la zanahoria bandidas de Du fil et mon también, así que caerán en algún momento. ;)

¡Qué difícil es intentar imitar las fotos de otra persona! Cuánta tensión... Hala, ¡pose propia!


De este proyecto me llevo varias lecciones. Primero, no coser con prisas. Segundo, no «secar» telas con la plancha para ir más rápido. Tercero, no hacer fotos con prisas.

Y de premio tras tantas lecciones, una camiseta muy ponible que me encanta y una camiseta aburrida menos en el cajón. ¡Soy una chica con suerte!

¿Vosotras ya habéis copieteado a alguna otra bloguera? A mí me encantaría que este sarao durara para siempre, ¡es la excusa perfecta para fusilar ideazas de los demás! Lástima que las fechas me han ido regulín.

Hala, al recopilatorio del  #TuRolloMeSuena que me voy, y a RUMS también.

lunes, 27 de febrero de 2017

Nos gustan los camaleones

He hecho bastantes aplicaciones de camaleones... Esta del libro Lila y el dragón verde limón, esta inspirada en las ilustraciones de Amy Schimler-Safford para regalar, y esta otra gracias a un error y que usamos muuuucho.

Pues parece que al amiguito que recibió la segunda le gustó y, ahora que se la ve a su hermano pequeño, quería una. Su mami me preguntó y, claro que sí, le hice otra.



Esta vez he hecho el camaleón grande, grande... con la lengua pintada. Pensé que se vería mejor que el hilo y creo que he acertado.

Me hice una plantilla de «freezer paper» con la Portrait y me puse a poner capas y capas de pintura textil. Por lo menos doce hasta que quedó cubierta la tela. Nota: No usar pinturas para telas claras en telas oscuras.



Las demás piezas son de tela de camiseta (las mismas que la primera vez) salvo por la pupila, que es de terciopelo termoadhesivo.



¿Os habéis fijado en por qué mira el camaleón hacia abajo con tanta atención? He puesto una mosca para tapar la marca de la tienda, que la camiseta es comprada...



Este «portento» del diseño os lo dejo aquí en formato .studio3. El cuerpo es vinilo textil negro, las alas son un vinilo grueso transparente que tiene purpurina (demasiado grueso para mi gusto, pero queda mono) y los ojos son vinilo blanco con pupilas pintadas con rotulador permanente.

Y esta vez me he lanzado a coser la aplicación a máquina y ha sido un triunfo. Me encanta que la aguja se quede abajo sola y que se pueda levantar el prensatelas con el pedal. ¡Así da igual tener que levantar el prensatelas y girar mil veces!



Me voy con mi rey de las espirales a menuda inspiración y a made4boys.

jueves, 23 de febrero de 2017

Yo también, ea

Entre todas lo habéis conseguido. ¡Ya tengo mi Relaxed yo también! Cuantos más veía, más ganas me entraban de tener uno...

Hacerte ropa que te gusta es una satisfacción, pero si lo haces acompañada ya es la leche. ¿Verdad que me entendéis? Y yo hoy estoy que me salgo de pasearme por RUMS acompañada de dos auténticas joyas costureras.



Esta es mi versión del archiconocido Relaxed, de la Ottobre 5/2016, en talla 36 y con largo túnica. Simplemente cortando por debajo de los bolsillos. Y también he alargado las mangas para que tengan largo normal.

¡Es primita hermana de la de Anna de Cal Joan! Debemos de compartir algún tipo de conexión psíquica, porque nos han salido así de parecidos sin planear ni nada, jijiji. Y mi túnica no existiría si no fuera por uVe, que es la que me espolea con su tremenda energía. No sé qué haría sin mis locas.

En fin, me gustaría decir que ha sido una costura pimpán, pero soy especialista en enredarme en chuminadas. Que si casar las rayas (con más o menos éxito)...


Que si pespuntear todas las costuras porque mi remalladora estaba petarda y no quería arriesgarme a que se me deshiciera la prenda...


Que si te viene un flash de poner una falsa botonera en un hombro que al final dejas sin botones...


Que si ponte a hacer un broche con un resto de cremallera para darle color...


En lo que estoy muuuuy contenta de haber invertido tiempo es en coser los márgenes de costura a las vistas/forros de bolsillo. El acabado es fantástico y es una técnica chorra que facilita mucho la costura y hace que las cosas queden como tienen que quedar.


En el bajo y el escote he usado sudadera de verano finita para hacer vistas, con los márgenes de costura cosidos a las vistas...


Y es maravilloso que, hagas lo que hagas, la vista nunca asoma por el bajo. El contraste habría tenido su punto, pero así queda mucho más limpio.


Estoy contentísima con mi túnica. Preveo mucho, mucho uso esta primavera, porque me siento muy cómoda con ella y la tela es bastante fresca al tacto.

No dejéis de echarle un ojo al Relaxed de uVe (de ojos va bien servido, jijiji, pero se ha currado un tutorial estupendo de los bolsillos) y al de Anna Cal Joan. ¡Son preciosos! Y al Blog de Fans de Ottobre que me voy yo también a enlazar mi versión.